Campos de refugiados

Cuando los exiliados llegaron a los campamentos de Tinduf,comenzaba una larga guerra de resistencia contra los marroquíes y como es evidente, casi la totalidad de los hombres fueron reclutados y estuvieron luchando en distintos frentes durante años. Muchos murieron, otros quedaron heridos, pero todos tardaron en volver y obligaron de alguna forma a las mujeres a hacerse fuertes en los campamentos, a sacar adelante  a sus familias, a organizar la vida en medio de la nada, a estructurar un avanzado sistema de educación y sanidad . . .A sobrevivir. Por eso y aunque parezca una contradicción, la sociedad saharaui está mucho más avanzada que en otros países musulmanes en lo que se refiere a igualdad de género y derechos de las mujeres.

Las condiciones de vida no son buenas. El cuerpo recibe más torturas de las que se puedan resistir: calor,viento,hambre, sed, dolencias físicas aburrimiento. . . Pero incluso todo eso es llevadero frente al gran peso moral que todos y cada uno de ellos llevan permanentemente sobre sí, que es ese sentimiento de estar fuera de su país.

 Esta es una zona donde las tormentas de arena son más intensas. Alcanzan una fuerza casi inimaginable, borran todo el paisaje, mueven las piedras, limpian los campamentos de basura y en muchos casos obligan a suspender las clases. . . Pocos elementos climáticos son tan molestos como una tormenta de arena fuerte. La arena se mete en todas partes, dentro de las haimas, en los coches, en los edificios y sobre todo, en todas las partes del cuerpo. No ves, no oyes y tienes una permanente sensación de que algo te puede golpear la cabeza.

     “ Mi Hermano Saharaui”( Fragmentos)

Los campos de refugiados de Tinduf  están situados en la Hamada argelina ,uno de los lugares más inhóspitos del planeta.

EL paisaje lo componen kilómetros  de desierto llano, sin agua, sin vegetación ,sólo tierra y montones de piedras.
Los primeros refugiados empezaron a llegar  en 1975 huyendo de la represión y el horror de la guerra tras la retirada de España del territorio.

La RASD y el Frente Polisario tienen sus bases en estos campamentos. También se encuentran las dependencias del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de algunas ONG.

Su capital administrativa es Rabouni, población donde se encuentran los servicios de protocolo, la presidencia, los ministerios y las administraciones de los servicios públicos de la RASD.                                                                       

Todos los campamentos están situados en un radio de 50 Km alrededor de Tinduf exceptuando Dajla que se encuentra a más de 200 Km al sur.

 Estructura y Organización de los Campamentos

Se dividen en cinco “wilayas” (provincias). Cada wilaya o provincia se divide a su vez en 6 o 7 municipios llamados  “dahiras” y cada dahira  en 4 o 5  barrios. Los nombres asignados son los mismos que tenían las principales ciudades del Sahara Occidental. No hay nombres de calles ni nada más que pueda identificar una vivienda, basta con preguntar. Una posible dirección de nuestro niño de acogida podría ser :  La familia de Alí vive en el barrio 1 de Daora que es una daira  de la wilaya de El Aaiún.

Los municipios o dahiras se organizan en diferentes comités que administran y organizan la vida diaria:

Comité de Salud:  Se responsabiliza de aspectos relacionados con  la función asistencial, agua de  consumo, medio ambiente…

Comité de Educación: Se encarga de temas de guarderías, escuelas primarias, bienestar de los niños y alfabetización de adultos.

Comité de Suministros:  Se ocupa de la distribución de los alimentos, ropa, tiendas, gas etc…

Comité de Desarrollo Económico o Producción:  Se encarga de la producción en general y de la  artesanía.

Comité de Justicia y Asuntos Sociales: Se ocupa de los problemas sociales de la dahira (matrimonios, divorcios, etc…).

Además existen consejos municipales, provinciales, responsables regionales y un gobernador por cada wilaya.

El día a día.

El Estado argelino se encarga de de garantizar el suministro de los servicio básicos.

Una vez a la semana pasa un camión cisterna y rellena los depósitos metálicos que hay delante de cada haima; otro camión más pequeño y con agua más depurada reparte cada dos o tres días el agua que se utiliza para el té. También se suministran bombonas de butano para el funcionamiento de las neveras y cocinas.

El Estado o el Frente Polisario son los proveedores de las haimas que se cambian a medida que van deteriorándose.

Cada familia recibe mensualmente su racionamiento de alimentos básicos  procedente de la ayuda internacional  y de las ONG ,el resto de alimentos son autóctonos: tomates, lechugas patatas o pimientos  que se recogen en los huertos comunitarios de cada wilaya; carne comen muy poca, suele ser de camello o cabra ,el pescado ni lo prueban a excepción de las latas de atún o caballa.

La vida de los niños es bastante parecida a la de nuestros hijos. Van al colegio diariamente  de sábado a miércoles ya que su fin de semana son los jueves y los viernes. En la escuela tienen  maestro de español y maestro de árabe.

Todos los niños saharauis están escolarizados, cubriendo las distintas etapas de su formación primaria y secundaria. La tasa de alfabetización es de aproximadamente un 98 %. En la escuela es donde se organizan los grupos para su posterior viaje a España.

El sistema educativo en los campamentos es muy similar al español, a pesar de las carencias: Enseñanza Preescolar, Primaria, Media, Secundaria y Formación Profesional. La Enseñanza Secundaria y la Enseñanza Universitaria se realizan en otros países, gracias a la Cooperación Internacional. A partir de tercero se empieza a estudiar lengua española. También hay campañas de alfabetización para personas adultas.

MÁS INFORMACIÓN:


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies